EL ESTILO QUE TE HACE FELIZ

Jugar a las tendencias con estilo

19 de septiembre de 2014


Pocas veces escribo sobre tendencias. No es que tenga nada en contra de ellas pero siempre acabo por encontrar otras cosas sobre las que escribir. Recuerdo tiempos pasados en los que les he tenido cierta manía y veces en las que me ponía nerviosa con eso del ¿qué se lleva?

Eso sí, si me lo preguntas casi siempre me lo se todo, todito. Otra cosa bien distinta, es que me lo vaya a poner. Me explico. Cuando hablamos de estilo saber qué está pasando es un gran ejercicio. Cada nueva temporada es algo así como decidir "tú de quién eres". O dicho de otra manera, ¿para qué sirven las tendencias?

4 trucos para cambiar de temporada

17 de septiembre de 2014





¿Si tú tuvieras un blog y supieras que hay cuatro cosas que ayudan a cambiar de temporada las contarías? ¿Lo harías incluso sintiéndote muy solidaria con los miles de reclamos del mes de septiembre?

Si algo queremos al empezar un nuevo curso es proyectar nuevas ilusiones y empezar bien las cosas desde el principio. El armario, que suele ser el último de la lista, resulta que esconde un secreto: si le dejas adelantar posiciones hace que muchas cosas funcionen mejor.

1. El cambio de armario lo antes posible, cuanto antes mejor.

2. Colocar las cosas en el armario de manera distinta probando nuevos sitios para cada tipo de ropa.

3. Buscar inspiración: entrar en las tiendas sólo a mirar o navegar online por tus marcas favoritas.

4. Comprar algo nuevo en el avance de temporada. A la ilusión de estrenar se une que es uno de los mejores momentos para comprar. Ahora hay cosas que como por arte de magia después desaparecen.



Que no sea porque yo no te lo he contado. Y si alguna de estas cosas te hace más feliz entonces significa que funcionan, que son trucos que tal vez quieran quedarse como rutina.

Por aquí ya huele a otoño ¿por ahí?

Walking Morning

15 de septiembre de 2014


walking-morning-andrea-amoretti-01


En medio de la fiebre runner yo voy y me enamoro de caminar. Hasta Chanel en su última campaña hace correr por el aire a las modelos con trajes de tweed y deportivas. Y yo, aunque cada vez me gusta más ese sport chic tan en tendencia, no puedo evitar pensar: correr más, no gracias.

Ya imagino que el running que tanta adicción despierta tiene poco que ver con esa carrera continua de nuestros días y, no dudo de sus enormes poderes pero, la verdad, yo sólo de pensar que tengo que salir corriendo me muero. Y eso, sin contar con que mi cabeza ya corre, literalmente y ajena a cualquier control posible, por muchos caminos a la vez.